Samsung Gear 360, toda una sorpresa

La firma surcoreana presenta una cámara para grabar en 360 grados, un dispositivo muy compacto y que cuenta con su propia batería y tarjeta de memoria microSD (hasta 128 GB)

La sorpresa de la tarde, sin embargo, llego a última hora y cuando ya nadie se la esperaba. Se trata de Gear 360, una cámara que se controla desde el móvil (con la «app» Samsung Gear 360) y que es capaz de tomar fotos y vídeos de alta calidad en 360 grados. En realidad, se trata de dos cámaras diferentes, ambas de 15 megapíxeles, montadas a ambos lados de una esfera cuyo tamaño es algo mayor que el de una pelota de golf, pero menor que el de una de tenis. La esfera va montada sobre un pequeño trípode que, cerrado, hace de mango para sujetar la cámara con la mano, y abierto nos permite colocarlo prácticamente sobre cualquier superficie.

Se trata, pues, de un dispositivo muy compacto y que cuenta con su propia batería y tarjeta de memoria microSD (hasta 128 GB), a las que se accede abriendo una tapa en uno de los laterales. El disparador, así como una diminuta pantalla que muestra información (como el modo de grabación o el número de fotos podemos tomar antes de que se llene la memoria), están en la parte superior.

Cada una de las dos lentes graba imágenes y vídeos en 180 grados. Y con solo pulsar un botón podemos decidir que grabe cualquiera de las dos cámaras por separado, o bien las dos juntas. Las imágenes se almacenan en el teléfono. Un vídeo en 360 grados de cuatro minutos de duración pesa un GB. El emparejamiento de la cámara con el teléfono se realiza por Bluetooth, y la transferencia de imagenes y vídeos por WiFi Direct.

 

Si hemos decidido grabar con las dos lentes a la vez (es decir, en 360 grados), en la pantalla del móvil aparecerán dos imágenes diferentes, una por cada cámara, pero con el simple toque de un dedo conseguiremos que el software mezcle los fotogramas de ambas y lo converta todo en una foto o un vídeo en 360 grados. Si visionamos el resultado en el móvil, podremos desplazar la imagen o el vídeo arrastrandola con el dedo.

Pero si lo hacemos con las gafas Gear VR estaremos en el centro mismo de la escena y bastará con mover la cabeza para mirar hacia cualquiera de las zonas grabadas. Una posibilidad realmente espectacular. El vídeo resultante se puede publicar después en el canal 360 de Youtube y también en Facebook.

Fuente: ABC tecnología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *